Datos del Proyecto



martes, 8 de enero de 2019

Entrevista a Yolanda Martín y Silvia Baños, compañeras de CEPAIM



Entrevistamos hoy a Silvia Baños Aceituno y a Yolanda Martín Correa.  Nos explican la realidad de dos localidades de Campo Arañuelo: Talayuela y Navalmoral de la Mata, desde su visión como trabajadoras de Fundación CEPAIM
Silvia es técnica en el Área de igualdad y no discriminación y, realiza labores de orientación laboral y atención psicosocial  desde 2016 y, Yolanda es formadora y técnica en el Programa de Empleo, desde 2013.


¿Por qué una fundación en Navalmoral y Talayuela?, ¿qué particularidades encontrasteis para estableceros allí?

[Yolanda] CEPAIM es una Fundación a nivel nacional que nació como una entidad de atención a personas migrantes, aunque siempre se ha trabajado con la comunidad en general. Actualmente se han ampliado tanto los proyectos, como el perfil de las personas destinatarias. Navalmoral como Talayuela, tienen una población migrante mayor que el resto de las localidades del Campo Arañuelo, por eso es necesario el implantar entidades y recursos en la zona que trabajen no solo la atención, sino también la sensibilización en materia de inmigración. 

 [Sonia] Otro motivo es la realidad socio-laboral de entorno. Son poblaciones que económicamente se han mantenido de la agricultura de forma directa o indirecta y esto atrajo un flujo migratorio importante en los años 90 y la década del 2000, especialmente de personas del Magreb. Esto ha hecho que CEPAIM (entidad dedicada a dar respuestas a las dinámicas sociales relacionadas con el hecho migratorio) considerará interesante tener representación en la zona.


¿Cuál es el trabajo que realiza CEPAIM en la zona del Campo Arañuelo?

[Sonia] Gestionamos proyectos desde diversas áreas, intentando dar respuestas a todas las realidades que nos rodean y siempre desde una perspectiva comunitaria:

Acogida y Protección Internacional
Empleo y formación
Desarrollo Rural
Igualdad y No Discriminación
Interculturalidad y Desarrollo Comunitario
Vivienda

En mi caso [Yolanda], desarrollo un programa de empleo, actualmente un POISES, llamado Programa Sara, dirigido a la motivación y acompañamiento de mujeres en su integración socio-laboral.

El Programa Sara se realiza Navalmoral desde el año 2013, en colaboración con el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades cofinanciado por el Fondo Social Europeo. Tiene como objetivo general mejorar la empleabilidad de las mujeres migrantes, a través de un trabajo grupal e individual de empoderamiento y mejora de la autoestima y habilidades sociales que apoye y facilite la búsqueda de empleo; no obstante, los grupos son heterogéneos, creado por mujeres de diversas nacionalidades y culturas, incluyendo mujeres de origen español.
El perfil de las participantes es diverso y abierto. La selección se hace en base a criterios lo más inclusivos posibles: mujeres recién llegadas a España, paradas de larga duración, mujeres recién incorporadas a su primer empleo, etc. La edad mínima es de 16 años y es necesario tener un nivel de comprensión mínimo del castellano. El seguimiento de las participantes se hace en red y en colaboración con las entidades a las que estén vinculadas las participantes. También se ha llevado a cabo el Programa Sara al municipio de Talayuela. Casatejada y Saucedilla.

Por otro lado, también me encargo del Programa Adelante organizando formaciones subcontratadas en centros de formación, impartiendo talleres de Igualdad de Género, realizando Orientaciones laborales de forma individual y organizando espacios de encuentro de mujeres.


¿Hay algún programa que sea muy necesario o digamos, imprescindible?

[Sonia] Todos los servicios son importantes y deben ser tratados de forma transversal por el resto, es decir, si tenemos un servicio desde el área de igualdad, debe estar impregnado de interculturalidad, orientación comunitaria y debe ver la realidad de cada persona participante.
Cada servicio pretende dar respuesta a una realidad concreta, pero sin perder de vista a la sociedad en la que cada persona está inmersa.

[Yolanda] El Programa para la Promoción de la Integración y la Convivencia Intercultural en el Ámbito Educativo, que desarrolla mi compañero Luis Barrera desde el año 2103, en todos los Centros Educativos, tanto de infantil, Primaria y Secundaria del municipio de Navalmoral de la Mata y Talayuela.
Se trabaja la sensibilización y mediación intercultural a través de actividades llamativas que dejan huella en ellos/as, como cuentacuentos, pasacalles y espectáculos y teatros en las calles, talleres de ajedrez, talleres de control de estrés, ansiedad e inteligencia emocional, etc.
También ofrece apoyo escolar para niños/ as y jóvenes, talleres de manualidades, expresión corporal y juegos. Una labor increíble, creando relaciones con la comunidad educativa fuertes, producto de años de trabajo y constancia.
Considero que la base del cambio está en la educación y en las nuevas generaciones.


Desde vuestra experiencia ¿existe convivencia entre las diferentes culturas existentes en la comarca?

[Silvia] Creo que este es un objetivo que aún no se ha conseguido, aunque poco a poco se va avanzando. No es fácil ver en actividades abiertas a personas de distintas culturas, a no ser que se haya trabajado muy directamente este aspecto a la hora de diseñar la actividad. Por ejemplo, si se organiza un cuentacuentos para niñas/os, no vemos una representación de la diversidad cultural del entorno, tampoco a una persona autóctona tomando un café con una persona magrebí en una cafetería, a pesar de que convivimos juntos desde hace más de 30 años. En este sentido aún nos queda por hacer.
Posiblemente haya convivencia, pero no existe una normalización en el hecho migratorio, sigue habiendo diferencias.

[Yolanda) En Campo Arañuelo coexisten diversas culturas, pero no existe una interculturalidad como se podría desear. Se forman guetos en barrios e incluso en Centros Educativos. Existen prejuicios y una cierta tensión latente, que necesita mucho trabajo y unión de fuerzas.

En la comarca también hay una población amplia de personas de etnia gitana, que son también foco de prejuicios y discriminaciones y, se hace visible también en el acceso al empleo. Pero estas actitudes no tienen el monopolio de una sola cultura.


¿Cuáles son las principales dificultades que encuentra la población migrante en su vida diaria?

[Yolanda] La primera dificultad que encuentra una persona inmigrante es el idioma, el desconocimiento del mismo imposibilita su autonomía y el acceso libre a los recursos. En el Centro de Salud y en entidades públicas no hay intérpretes oficiales, quien realiza estas labores normalmente son los hijos e hijas, teniendo que faltar al centro educativo y  presenciando conversaciones de adultos en las cuales no deberían involucrarse.

Por otro lado, al haber una comunidad amplia de personas de la misma cultura que comparten el mismo idioma, (en este caso hablamos de personas marroquíes) no ven la necesidad inmediata de aprender el castellano. De esta forma nos encontramos con mujeres que llevan una década o más viviendo en España y que desconocen el idioma. Muchas de ellas ya de mediana edad, no asisten a formaciones, ni trabajan, por lo que les cuesta más aprender el idioma, ya que no lo practican con frecuencia.

Otra dificultad asociada, esta vez en exclusiva a las mujeres inmigrantes, es la gran responsabilidad familiar que tienen, en la crianza de sus hijos/ as y en las labores domésticas. Primando sobre la formación, el empleo y su auto-realización, junto a la gran presión social que recae sobre ellas por su condición de mujer.

[Sonia] También hay que resaltar que el empleo sigue siendo un gran problema, debido a la existencia de prejuicios, por la falta de formación (dificultad del proceso de homologación, idioma, etc.), por la precariedad laboral… Además, el acceso a ciertos trámites y recursos (Seguridad Social, Hacienda, SEXPE) es cada vez más dificultoso, debido a la digitalización de los trámites, que deja atrás a las personas más vulnerables.


¿Cómo afectan estas limitaciones/dificultades a las mujeres inmigrantes?

[Yolanda] como hemos comentado antes: el desconocimiento del idioma. Limitándose a trabajar en el sector agrícola por temporadas, ya q7e son recomendadas por familiares o conocidos/as que ya trabajan en ello y no tienen la necesidad de hablar directamente con los y las responsables o compañeros/as en castellano. También se ven afectadas a la hora de acceder a cursos y formaciones que requieran un buen nivel de castellano o ser independientes a la hora de realizar actividades cotidianas.

[Sonia] Les afecta especialmente. Si hablamos de empleo, no es lo mismo ser hombre que ser mujer y, mucho menos ser mujer inmigrante. Si a todo esto le sumamos la desconfianza y los roles tradicionales que aún muchas familias y comunidades vienen arrastrando, la dificultad de ser mujer migrante se multiplica aún más.
En la atención directa a las personas usuarias vemos cómo son ellas las que se siguen encargando de realizar las gestiones que tienen que ver con el acceso a los recursos sociales, además de tener que seguir cuidando de la familia.
Si no se les ve como personas válidas para trabajar, la necesidad de aprender el idioma es menor y, por tanto, esto hace que el aislamiento social sea mayor, con la pérdida de calidad de vida que ello conlleva.


Trabajáis con jóvenes en los IES y actividades de formación fueran de las aulas en vuestra opinión ¿Cuál es la situación de los y las jóvenes inmigrantes?

[Silvia] Pues hay de todo…igual que entre los chicos y chicas autóctonos/as. Si lo comparo con la época que yo viví, veo que hay mucha más aceptación, grupos de iguales más homogéneos.

[Yolanda] Las nuevas generaciones se ven integradas, sobre todo en los niveles más bajos de sistema educativo, pero va a depender mucho del apoyo familiar que reciba y los valores y prioridades que se tenga y transmitan dentro de su familia. Dentro de los IES se ven chicas jóvenes musulmanas con pañuelo cursando secundaria, aunque una vez finalizada la ESO, entran muchos otros factores en juego.


CEPAIM trabaja con chicas y chicos talleres sobre “Nuevas masculinidades”, ¿puedes contarnos cómo se desarrolla esta formación?

[Yolanda] Los talleres de nuevas masculinidades se trabajan desde el Proyecto “Hombres que sueñan con la Igualdad”. Se trata de talleres en los que trabajamos con la población joven en los Espacios de Creación Joven de toda la provincia, con la financiación de la Diputación de Cáceres. Van destinados a chicas y chicos jóvenes de la zona. En ellos se trabajan: los estereotipos y roles de género, la socialización diferencial y nuevas masculinidades.

[Sonia] Concretamente, hacemos una breve introducción sobre socialización diferenciada y posteriormente una actividad práctica, el visionado de una escena donde aparecen todos los tópicos de la masculinidad hegemónica, para que las/os asistentes los identifiquen y empiecen a cuestionarse qué es ser hombre. Por último, acabamos con una reflexión de cada participante.


La zona de Campo Arañuelo, es de las pocas, casi la única de Extremadura en la que existe relevo generacional, ya no hablamos de hijos e hijas de población inmigrantes, si no de jóvenes españoles/as nacidos aquí, ¿Éste hecho cómo se vive en la zona?

[Yolanda] Los hijos e hijas de inmigrantes conviven entre dos culturas y tienen que saber llevar el hecho de relacionarse con sus compañeros y compañeras de forma normalizada, compartiendo su ocio, una vida más occidentalizada, a la vez que conservar sus tradiciones y pautas religiosas (refiriéndome principalmente a los y las jóvenes de procedencia marroquí y musulmana).

Y depende de en qué seno familiar seas educado o educada, así va a ser su vida o su futuro, reproduciendo los roles de géneros tradicionales de su cultura (en mi opinión se cierra más en el país de acogida que en el suyo propio, quizás por la presión del grupo, o por protegerse ante una cultura mayoritaria, o no). Pero cuesta mucho quitarse esa “categoría” de inmigrante, aunque seas ya nacional, o hayas nacido en España, si tu color de piel es más oscuro, o tu apariencia no es occidentalizada.

¿Existe activismo en la población extranjera? ¿Hay asociaciones de jóvenes, mujeres, culturales?

[Yolanda] Sí, hay una asociación de mujeres árabes (AMICA) que anteriormente tenía actividad en Navalmoral de la Mata y, actualmente en el municipio de Saucedilla.
Además, hay jóvenes motivados/as e implicados/as en el cambio social, que realizan voluntariado y que tienen iniciativa, aunque no tejido asociativo juvenil específicamente de jóvenes inmigrantes.


¿Hay movimientos feministas en la zona?

[Yolanda] Sí, hay diversas asociaciones feministas en la zona que llevan a cabo acciones educativas y de sensibilización. En Navalmoral hay asociaciones como El tren de la Libertad, Amatista y Fundaciones como Fundación Mujeres o CEPAIM desde las cuales fomentamos estos movimientos.
También existe el Consejo Sectorial de las Mujeres, vinculado a la Concejalía de Igualdad, Mujer y Política Social del Ayuntamiento de Navalmoral de la Mata. Este consejo lo componen personas representantes de diversas asociaciones y colectivos, donde se trabaje la Igualdad de Género entre hombre y mujeres, o tengan un eje de mujer.


¿Qué opinión te merece/os merece la legislación en materia de Extranjería española? ¿En vuestro trabajo diario encontráis dificultades? ¿Es facilitadora, integradora?

[Yolanda] No soy una gran conocedora de la legislación en materia de extranjería, pero si encuentro dificultades a la hora de que usuarios/as de la entidad se le deniegue solicitudes como de nacionalidad, de reagrupación, etc. o que se estanquen sus expedientes por la lentitud de los procedimientos administrativos.
También hay dificultad en el acceso a la sanidad por parte de personas usuarias de diversos programadas de la entidad por su falta de documentación regular.



¿Cómo les afecta esto a la población de referencia? Especificar su efecto sobre las mujeres y la población joven. A nivel económico, social y personal.

          [Yolanda] Dificultades en gestiones administrativas y el acceso a recursos como ser demandante de empleo o formación en el Servicio Extremeño Público de Empleo. Tener que aceptar trabajos precarios para poder subsistir.



¿Qué  repercusión  ha tenido la crisis económica en la población de la zona, tanto extranjera como autóctona?

[Yolanda)] La repercusión que detecto en los años que llevo en contacto con la zona, se ve reflejada en el empleo: más demanda, menos oferta, más empleo precario y sectores muy limitados y cierre de negocios y fábricas que generaban bastantes puestos de trabajo. Esto desemboca en mayor malestar entre la población y el foco de esa frustración serán las personas inmigrantes que ven como amenazas. Las falsas ideas de ayudas económicas públicas en exclusivas para persona inmigrantes y facilidades que tienen ante la crisis, es motivo para que crezcan los prejuicios, producto del desconocimiento, falta de sentido crítico y de análisis.


¿Se ha observado algún cambio en la actitud de los vecinos y vecinas de la comarca a raíz de la “crisis de refugiados”? (mayor apertura o reticencia, más/menos prejuicios)

[Yolanda] En un principio se hacía patente una actitud positiva hacia las personas refugiadas y su acogida, más desde una actitud paternalista quizás. De hecho, se manifestaba mayor interés en ayudar a personas demandante de refugio y asilo que a personas en situación de vulnerabilidad que no tuvieran esta condición, quizás por la toma de conciencia debido a los medios de comunicación, de sensibilidad ante la situación brutal de la que huyen, y en otras ocasiones, quizás por cuestión de moda. Pero paulatinamente, se van detectando focos de xenofobia y prejuicios que se dirigen, no sólo a las personas demandantes de refugio y asilo, sino a las personas inmigrantes en general. Ante la crisis, el desconcierto y la falta de empleo, estas actitudes proliferan.

¿Qué medidas consideras son necesarias las instituciones públicas para garantizar el pleno ejercicio de los derechos de la población migrante en la zona de campo arañuelo y en el resto de la región?
[Yolanda] Garantizar las necesidades básicas y no dejar desamparadas a personas que no tienen la documentación en situación regular y que se quedan en tierra de nadie, tras ser beneficiarios de determinados programas o centros de acogida. Flexibilizar los requisitos económicos para las reagrupaciones familiares (requisitos en consonancia a las nóminas estándar del país).



Las compañeras Yolanda y Sonia, nos han hecho análisis  exhaustivo de la realidad en la que trabajan,
Vemos muchos puntos en común con la pasada entrevista realizada a Beatriz Cercas, asesora de ADHEX, sobre todo en lo referente a la necesidad de cambiar los requisitos económicos en las reagrupaciones familiares.

Un saludo y gracias, ha sido muy interesante.








viernes, 30 de noviembre de 2018

TALAYUELA FEST: Igualdad de Género, Derechos Humanos y Migraciones


Hoy os presentamos el “TALAYUELA FEST: Igualdad de Género, Derechos Humanos y Migraciones” que se celebra el próximo domingo 2 de diciembre en la Casa de la Cultura de Talayuela.

El día viene cargadito de proyecciones…

Empezaremos a las 10 de la mañana con la presentación del cortometraje “Lo que viene, va” elaborado por las alumnas del Ciclo Formativo de Atención a personas en situación de dependencia, del IES San Martín, de Talayuela.

Después se proyectará el documental “Samba. Un nombre borrado”, que nos lleva a la frontera de El Tarajal y, en primera persona, nos cuenta las consecuencias de las políticas de frontera de la Unión Europea. El audiovisual ha sido premiado en varias ocasiones:
  •         Festival de Nuevo Cine Andaluz de Casares. Premio ex-aequo al Mejor Documental. 2017
  •         Festival de Cine de Sevilla. Panorama Andaluz. 2017
  •         II Festival de Cine y Derechos Humanos de Madrid. Premio al Mejor Largometraje. 2017
  •         Ariano International Film Festival. Irpinia (Italia). Primer Premio Sección “Diverso e Uguale”. 2018
  •         IV FICNOVA 2018. Varias ciudades. Premio al Mejor Largometraje. 2018

Nos acompañará para presentar el documental Miguel Paredes, de IntermediaProducciones.

En la tarde, de 16.00 a 19:00 horas, se proyectará el corto "El viaje de Huriya", elaborado por un grupo de mujeres de Rosalejo, dentro del proyecto "Visiones desde la igualdad deGénero y la Interculturalidad en el Noreste de Cáceres", financiado por la Diputación de Cáceres. 

A continuación se dará espacio al documental "Irioweniasi.El hilo de la luna". En esta ocasión es la historia de una mujer que migra, desde Nigeria, vinculándose a una red de trata de personas; proceso similar al de otras mujeres, al de tantas mujeres... Este largometraje obtuvo el Premio Mención Especial del Jurado 8º Festival Internacional Cine Político de Argentina. Competición Oficial Mediometrajes (2018). Para presentarlo, nos acompañarán sus directoras, Esperanza Jorge Barbuzano e Inmaculada Antolínez Dominguez. 




¡Os esperamos el domingo en Talayuela!

jueves, 29 de noviembre de 2018

ALDEA MORET FEST: IGUALDAD DE GÉNERO Y DERECHOS HUMANOS



Hoy inician las actividades formativas de Aldea Moret Fest: Igualdad de Género y Derechos Humanos. Dichas actividades se llevarán a cabo en la sede de la Asociación 1º de mayo los días 29 y 30 de noviembre de 2018.

Se trata de dos formaciones:

  • "Nosotras, las protagonistas de la historia" que estará a cargo de Julia M. Escuedero. El objetivo de la misma es trabajar metodologías de intervención social para la educación en igualdad y la participación de las mujeres y reflexionar sobre los retos y condiciones de las herramientas actuales de la intervención social aplicada a colectivos de mujeres jóvenes. 
  • "Arte como herramienta para el desarrollo comunitario" que tendrá como formadora a María Bris, de Las sin Carpas, que con el taller pretende acercar de una manera lúdica y vivencial la experiencia de un proyecto de educación para el desarrollo cuya herramienta principal fueron las artes, para que las personas participantes puedan ampliar el abanico de propuestas educativas y participativas, no institucionalizadas, que se desarrollan en el territorio. 

Esperamos contar con ustedes y, si no pueden, os contaremos como nos fue


lunes, 17 de septiembre de 2018

Entrevista a Beatriz Cercas, asesora jurídica de ADHEX (2ª Parte)


“Se nota la corriente xenófoba y racista que se ha instalado en la Unión Europea”

Continuamos con la entrevista que en julio le hicimos a la compañera Beatriz Cercas García, asesora jurídica de la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (ADHEX). En esta parte nos habla de las dinámicas de los flujos migratorios, pero también profundiza sobre la maraña legal a la que se tiene que enfrentar la población inmigrante, así como los reflejos en la ley del racismo y la xenofobia que se está instalando en Europa.

CACTALA: Hablemos ahora de los flujos migratorios.
Beatriz: Pues están repuntando la población que está llegando tras la bajada que se dio en los últimos años, aunque para ser sinceras las cifras depende de cómo se interpreten. Así, se ha dado un aumento en las cotizaciones, alcanzando niveles del 2008, pero en cuanto al descenso de población inmigrante durante la crisis, pues si bien es cierto que muchas personas se marcharon también muchas se nacionalizaron.
Lo de la interpretación de las cifras es también un problema cuando con ellas se argumenta la relación entre inmigración y delincuencia. Así, cuando se dan datos del número de personas extranjeras encarceladas, resulta que a los y las extranjeras en preventiva se les mantiene en prisión sin plantearse la posibilidad de que estén fuera hasta la celebración del juicio –se les presupone riesgo de fuga a pesar de las muestras de arraigo o la falta de recursos para viajar- por tanto el número de personas extranjeras en la cárcel se incrementa.

Y en cuanto a sus características, ¿cómo son las dinámicas de los flujos migratorios en Extremadura?
En la provincia de Cáceres la mayoría sigue concentrándose en Campo Arañuelo, y su nacionalidad suele ser marroquí; en Badajoz la mayor concentración se da en Tierra de Barros, y la nacionalidad con más presencia es la rumana; en ambos casos suelen trabajar en agricultura. En las grandes ciudades, como Mérida, Badajoz, Cáceres y Plasencia, hay más nacionalidades y el sector laboral donde tienen más presencia es en el sector servicios.
Centrándonos en Campo de Arañuelo, se trata de una población asentada desde hace décadas y, por tanto, gran parte está nacionalizada, viviendo en las dos culturas y en una sola religión. En cuanto a las mujeres, muchas son las interlocutoras de sus familias con los servicios públicos, ya sea el centro de salud, el colegio o el instituto, servicios sociales, etc. Respecto a las más jóvenes, hay más chicas que quieren seguir estudiando que chicos, teniendo menos interés en casarse o formar una familia. Sin embargo sigue habiendo matrimonios concertados, en ocasiones entre mujeres jóvenes nacionalizadas como españolas y hombres marroquíes, con la finalidad también de que estos puedan ser reagrupados para llegar legalmente. Pero tampoco es fácil, de hecho se tarda más en reagrupar a un familiar de una persona nacionalizada como española que una reagrupación por el régimen general, ya que es necesario legalizar el matrimonio antes de reagrupar.
Lo que si es cierto es que, en general, en Campo de Arañuelo la mayoría de la población migrante llega por reagrupación y ahora este mecanismo se ha dificultado aún más. Tras una sentencia de la Unión Europea[1], la persona que solicita la reagrupación, además de acreditar que cuenta con bienes pasados y presentes, debe acreditar que tendrá bienes futuros; y es que la Unión Europea está apretando mucho.

Pero ¿cómo es posible ver los bienes futuros?
Con contratos, por ejemplo un contrato de una duración de cinco años o un contrato indefinido

¿Y quién tiene ahora un contrato de 5 años o indefinido?, la mayoría de los contratos actualmente son por obra y servicio.
En la sentencia se afirma que eso es lo que dicta la ley, pero una cosa es la ley y otra su interpretación. Puedes interpretarla de una forma muy restrictiva o más permisiva y más de acuerdo con los derechos humanos.
La corriente que hay en la Unión Europea se nota, la corriente xenófoba y racista que hay, se nota. La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que nombramos anteriormente, la “sentencia Khachab”, es conocida por ser el argumento que esgrime la administración para las denegaciones de reagrupaciones “lo dice Europa”, “lo dice la jurisprudencia”. Como decíamos antes, la legislación y el reglamento de extranjería ya exigía determinados requisitos para “garantizar” que la persona que buscaba reagrupar tuvo bienes en el pasado y los tenía en el presente (informe social, informe de habitabilidad de la vivienda, un mínimo de seis nóminas, etc.); mediante la misma tiene que garantizar, además, bienes futuros. Y una cosa importante: todo ello sin que se considere lo que hayas podido recibir de ayudas sociales.
Al final es todo cuestión de dinero. Como decía antes, desde ADHEX denunciamos en la Subdelegación del Gobierno que, al menos, estos requisitos tienen que tener en cuenta el contexto, que “es que no es lo mismo vivir en Madrid que vivir en Talayuela”, “No es lo mismo tener 5 niños en Talayuela que en Madrid” porque el nivel de vida no es el mismo. A la hora de interpretar la ley hay que interpretar el contexto, ni siquiera en Cáceres el nivel de vida es igual que en Talayuela
Entonces hay una discriminación tremenda. Hablamos de familias a las que se les estás pidiendo 2.000 o 3.000 euros… Y además, contratos indefinidos a personas que trabajan en el campo, que son temporeros, que cuando no están trabajando en Talayuela se van a Murcia. Y la familia se queda porque la familia ya está asentada y tiene sus amistades, tiene su entorno, los y las menores están escolarizados/as, mucha gente tiene su casa en propiedad. Se trata de población que lleva 20 años viviendo en Extremadura, pagando sus impuestos y que, sin embargo, tienen hijos y/o hijas a lo mejor sin regularizar.
Volviendo al riesgo de los menores que decíamos antes, hay otro tema muy serio: una persona menor edad por una detención o un falta, tiene antecedentes policiales y teniendo antecedentes, ya sean policiales o penales, no se renuevan los permisos, por lo que con 18 años pueden encontrase con un expediente de expulsión, de Talayuela a Marruecos, alguien que no ha visto Marruecos en su vida nada más que en verano.

Pero ¿qué son los antecedentes policiales?
Son los que se producen cuando la policía detiene a alguien, abre diligencia y puede ir al juzgado o no, pero el antecedente ya queda, aunque esté archivado. De esta manera ya tienes antecedentes y para revertirlo hay que solicitar la cancelación, y el asunto es que tanto para renovar el permiso como para la solicitud de nacionalidad, tener antecedentes –ya sean penales o policiales- es “mala conducta cívica”. En definitiva: que una chica o un chico extranjero se meta en líos, no es igual a que lo haga un chico o una chica española. Si su nacionalidad es extranjera, pierde el permiso, se queda de forma irregular y se te pueden abrir inmediatamente una orden de expulsión, a un país al que no has ido nunca o que apenas conoces.

Hablemos entonces de las expulsiones. 
Las expulsiones pueden ser:
·        Por cometer un delito: Automáticamente se te retira la autorización y se inicia un expediente sancionador, por artículo 57.3.2 de la Ley de la Extranjería.
·        O bien por estancia irregular: En principio debería ser una sanción administrativa, como una multa de tráfico, así era antes, una multa y si había otras circunstancia agravantes se planteaba la expulsión. Pero ahora como todo ha ido cambiando, la jurisprudencia establece la expulsión como primera opción.
Por ejemplo, hay una persona que va a una cita que tiene en “extranjería” porque ya han pasado el mínimo de tres años y tiene la documentación para solicitar permiso. Viene en autobús y resulta que en la estación le para la policía[2], bueno pues como no tiene documentación le llevan a comisaría.

¿Aunque tuviera una cita para regularizar su situación?
Claro, porque no tienes solicitud en curso. Una cosa es “extranjería” (subdelegación) y otra la brigada de extranjería de la policía.
Seguimos con el ejemplo: esta persona no tiene en trámite ninguna solicitud, se le tramita un expediente sancionador - normalmente el preferente de 48 horas- y va al calabozo, teniendo 48 horas para presentar el escrito de  alegaciones. En el procedimiento, el instructor del expediente propone a subdelegación que se le sancione con la expulsión, y para que se pueda cumplir con la expulsión, normalmente se imponen una serie de medidas cautelares como puede ser, la firma cada 15 días, la retirada del pasaporte, etc. Si el instructor entiende que hay un alto riesgo de fuga, se le pone a disposición judicial para que decrete su ingreso en un centro de internamiento de extranjeros (CIE).
Se le designa un/a abogado/a del turno de oficio, quien dará asistencia a una persona que no has visto nunca y de la que va a hacer alegaciones en 48 horas. Así que depende de quién le toque, pudiéndose encontrar con un profesional que haga alegaciones estándar o alguien que le solicite toda la documentación que tenga para hacer algo más elaborado. Hay que tener en cuenta que en Cáceres, por ejemplo, no existe un turno de oficio específico de extranjería.
Además de la asistencia letrada, tiene derecho a un/a intérprete, cosa que no suele suceder, porque si le preguntan a la persona detenida que si habla español, dice que sí, y ya no se solicita, a pesar de que para lo jurídico todo el mundo necesitamos interprete. El o la profesional presenta las alegaciones en plazo y a esperar a que se resuelva. La administración -Delegación o Subdelegación- tiene 6 meses para resolver el expediente. Si pasan 6 meses y no hay resolución, la orden caduca y ya no le pueden expulsar.
¿Qué puede ocurrir? Pues a no ser que tengas algo de peso, las alegaciones no se van a estimar. Lo que se solicita en las alegaciones son cosas como, por ejemplo, cambiar la expulsión por una multa administrativa; tener en cuenta el principio de proporcionalidad, es decir, el daño que se puede ocasionar; o el arraigo que se tenga en el país.
Si no estiman las alegaciones, se eleva la propuesta con la expulsión, y durante todo este tiempo la persona va a firmar cada 15 días. Ha habido casos en los que a la persona no le ha llegado la resolución y cuando ha ido a firmar la resolución estaba allí y, hay un vuelo, y ya se quedan allí, es decir, te envían a Madrid, y se da la devolución.

Entonces vas a firmar ¿y te quedas allí, sin que te haya llegado la notificación?
O no te la han enviado, te la comunican cuando vas a firmar. O pueden ir a buscarte a tu domicilio por la noche. Depende de si hay vuelo… En esta situación la persona puede solicitar unas cautelarisimas al juzgado de guardia e intentar paralizar la expulsión, pero es difícil.

Y ¿hay centros de internamiento de extranjeros en Extremadura?
No, que va; van a Madrid. Se supone que en ellos no pueden estar más de 60 días. Se le pone a disposición judicial, el o la jueza determina si hay riesgo de fuga y si es así ingresa en un CIE. El tiempo de estancia es para garantizar su marcha, comprobar que hay convenio con su país de origen y que el país está de acuerdo con la expulsión.
En muchos casos, bien porque no exista convenio bilateral, o porque no se pueda documentar la nacionalidad, etc., se pasa el plazo legal que existe para estar en el CIE, y entonces te quedas en España con una orden de expulsión.

Pero con una orden de expulsión, es imposible renovar el permiso de trabajo o la residencia.
Ni renovar ni solicitar, aunque tengas oferta de trabajo, además es muy difícil quitar una orden de expulsión. Están condenando a esa población a la clandestinidad. A las personas no se les expulsa de España pero si del sistema, creándose una bolsa de irregulares que son objeto de abusos y sujetos de vulneración de sus derechos.
Pero esta situación no sólo es para los que han entrado de forma irregular, en patera o saltado la valla. Por ejemplo las personas casadas o parejas de hecho de personas europeas, incluidas españolas, solo pueden acceder a un permiso de trabajo si sus parejas cuentan con medios económicos, es decir, un contrato; de no ser así, también estarán de forma irregular. Como norma general, no se les expulsa, porque al fin y al cabo está casado o casada con un nacional o con un comunitario, pero tampoco pueden trabajar, ya que no tiene permiso para ello, hasta que su pareja nacionalizada o comunitaria trabaje...

En definitiva, se crean bolsas de irregulares, de mano de obra en precario
Que además está generando la propia administración
Y esas personas tienen que comer. Y la presión añadida para la pareja española,  que se ver forzado/a a aceptar contratos precarios para poder regularizar a su cónyuge.

¿Y en cuanto a las renovaciones de los permisos?
Estamos saliendo de la crisis, pero de la macro, de la micro no, y no parece que vayamos a salir. El día a día de los extranjeros y las extranjeras es igual que el de los españoles y españolas, con la gran diferencia del riesgo constante de la perdida de los papeles. Es muy difícil, es necesario cotizar, renuevas si cotizas…aunque existen un documento llamado informes de esfuerzo de integración, para aquellas personas que por la crisis han perdido el empleo y, por ende la documentación, es decir para aquellas personas que tienen que renovar y no han cotizado.
El reglamento de extranjería establece que la persona que no reúna los requisitos tiene que entregar el informe de esfuerzo y que debe realizar una serie de cursos con una materia concreta (parecida a la que se exige para obtener la nacionalidad). Hay entidades que han empezado a impartirlos como por ejemplo MZC, pero hasta entonces, aquí en Extremadura se suplían con un informe de la Junta de Extremadura, pero dicho informe no tenía el mismo valor para ambas provincias, ya que la subdelegación de Cáceres no lo admitía. El informe por supuesto no garantiza la renovación, es perceptivo no vinculante, aunque sea positivo.
Si no consigues renovar, pues vuelta a empezar. Lo puedes solicitar por arraigo, logrando un permiso para un año –con la renovación son dos años-; o con una nueva oferta de empleo de un año de duración que tiene que ser aprobada por subdelegación de gobierno, teniendo en cuenta que el empresario/a reúna todos los requisitos, ya que como no tenga medios económicos o tenga deudas con la seguridad social o Hacienda, a la persona no le conceden el permiso de residencia.

¿Todo esto es para hacer una oferta de empleo?
Sí, así es.

Al final son trabas y trabas.
Claro. Imagina una persona extranjera que consigue una oferta de trabajo, tiene que explicarle al empresario/a que le de toda la documentación de la empresa: certificados de estar al corriente de pago tanto en la seguridad social como en hacienda, los libros de cuentas para ver que tiene solvencia para contratar… igual si se trata de empleo de hogar y quien te contrata es una persona particular, ¡tiene que entregar hasta las nóminas! Toda la documentación de tu empresa, de tu casa, de tu declaración de la renta para que lo entregue en Subdelegación del Gobierno. Si subdelegación entiende que está todo bien, lo comunica. Si no es suficiente, pues la persona extrajera debe buscar otro empleador/a. Es muy difícil.
Hay personas con rentas muy bajas, por ejemplo, que no están obligadas a hacer declaración de la renta y no pueden contratarte, aunque tengan dinero y quieran contratarte, no es posible. Aunque esa persona tenga dinero, o ahorrado o de rentas, no hay forma.

¿Entonces son necesarios más requisitos para contratar a un extranjero/a que a una personal nacionalizada?
Para contratar una persona nacionalizada no van a investigar la empresa, pero para contratar a una persona extranjera, sí. Y claro, a quienes son posibles contratadores o contratadoras les genera mucha desconfianza tanta investigación. O la propia desconfianza de la subdelegación, hay resoluciones que dicen “analizadas las contrataciones de la empresa, nunca se había hecho un contrato de un año…”. La presunciones son en contra siempre, presunciones de culpabilidad.

¿Cuál es el motivo de todo esto?, ¿evitar los contratos falsos, las redes de explotación?  Tiene que haber otra forma de contratar, sin culpabilizar a la persona extranjera.
Para evitar las redes de explotación, lo que debería haber son muchas más inspecciones de trabajo y mayor control en todos los sentidos, lo que no se pueden poner es tantas trabas a priori para solventar en muchos casos una situación de irregularidad. 
Luego se sorprenden si se dan prácticas irregulares, como comprar los sellos agrarios, los días de trabajo, los contratos, etc. ¡Son unos requisitos muy difíciles!

Y puedes conseguirlos y perderlos. Personas que llevan 20 años y de pronto, quedarse irregular, esa personas y sus hijos e hijas.
Claro, van en cadena, se pierden los permisos suyos y los de sus hijos/as, así que también se pierde la tarjeta sanitaria, no pueden acceder a las ayudas, etc. Vamos que si tienes papeles es porque tienes trabajo y no necesitas tantas ayudas, necesitas quizá otro tipo de ayuda.
Y es que existen muchos bulos, como ese de que “se les dan todas las ayudas, vienes con 5 hijos y 300 euros por niño” y eso no es cierto, no lo es. Yo siempre contesto lo mismo: “dime el decreto que regula eso, porque si es cierto, que todo el mundo tenga acceso y si es ilegal, pues para denunciarlo”
Y otro bulo tremendo es que las mujeres vienen aquí a parir y no, paren aquí porque su proceso migratorio ha sido largo y han podido sufrir violaciones y explotación sexual. Pero aunque paras aquí, ya vimos que por nacer en España no adquieres la nacionalidad española, si no que depende de la nacionalidad de tu progenitor o progenitora, sin embargo ese bulo se repite y mucho.

¿Algo más para acabar?
Pues la verdad que solo decir, a modo de resumen con el tema del arraigo, que la legislación tiene una parte que, poco menos que surrealista. Si no tienes permiso de residencia te vamos a expulsar, pero si me esquivas durante 3 años, te voy a dar un permiso de residencia, te premio.
El asunto es como después de 3 años, casi sin salir de casa, en la economía sumergida ¿cómo demuestras, con documentación oficial, con una periodicidad de al menos 6 meses, que tienes arraigo?
Decididamente, es surrealista

Gracias Beatriz por tu colaboración y por aclararnos.





[1] Sentencia del TJUE de 21/04/2016, ASUNTO C-558/14 KHACHAB.
[2] Las denominadas “redadas racistas”, es decir, las identificaciones policiales a población en función de sus rasgos físicos, son comunes desde hace décadas. De hecho, el gobierno ha sido denunciado por ello. CASTELLANO, Nicolás (03/04/2017) “Piden a la ONU que España ponga fin a la "persecución policial" que padecen por denunciar las "redadas racistas"” http://cadenaser.com/ser/2017/03/31/sociedad/1490982579_931459.html Cadena Ser

miércoles, 1 de agosto de 2018

Entrevista a Beatriz Cercas, asesora jurídica de ADHEX (1ª Parte)


“Hay que tener en cuenta que la legislación en materia de extranjería está pensada para trabajadores varones”

En julio entrevistamos a la compañera Beatriz Cercas García, asesora jurídica de la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (ADHEX), para que nos explicara, desde su experiencia, las dificultades a las que se enfrenta la población migrante en Extremadura, especialmente las mujeres.
Hemos divido la entrevista en dos partes, debido a su extensión. A continuación presentamos la primera parte.

CACTALA: Para comenzar ¿puedes explicarnos el trabajo que realizas como asesora?
Beatriz: ADHEX desarrolla en Extremadura el programa Migradhex, que consiste en asesoramiento jurídico y social en materia de Extranjería, tanto a personas extranjeras como españolas. Se atienden consultas de población de la región, pero también de otras comunidades autónomas e incluso de otros países, a través de la web y correo electrónico. Por ejemplo, entre otras, recibimos consultas de personas que quieren migrar a España por primera vez o regresar a su país, parejas de gente española, visados de estudiantes, particulares o empresas que quieren contratar a una persona extranjera.

Ya conoces el proyecto de CACTALA ¿podrías  describir particularidades de las áreas de trabajo del proyecto (la ciudad de Cáceres y la zona del Campo Arañuelo)?
En la Comarca de Campo Arañuelo la mayoría las personas extranjeras son origen marroquí y de una zona concreta, el Rif, por lo que casi todo el mundo se conoce. Además de ser una población con diferente religión e idioma, provienen de una región muy pobre de Marruecos en la que el analfabetismo es muy alto, y ese es el mayor choque que nos podemos encontrar a la hora de la convivencia.
ADHEX trabaja mucho en esa zona, bien porque se acerca gente directamente, porque nos conocen, o a través de derivación de entidades como CEPAIM, UGT, la Liga Española de la Educación y la Cultura Popular y Cruz Roja, así como los propios Servicios Sociales. El programa es conocido, ya que trabajamos allí desde el año 2.000.
En la ciudad de Cáceres es diferente, hay más nacionalidades y se encuentran en otro sector laboral. El perfil más común es mujer de origen latinoamericano que se ocupa en el sector servicios, principalmente en hostelería, servicio doméstico y cuidado de personas dependientes.
Por tanto, mientras que  en Campo Arañuelo el perfil es de varón marroquí y joven, que se dedica a la agricultura, en Cáceres las nacionalidades son más variadas, aunque el perfil suele ser el de mujer latinoamericana y empleada del sector servicios.

Sabemos que en ADHEX existe un compromiso en trabajar por los derechos humanos de las mujeres y en la promoción de la igualdad de género, por tanto, desde esta sensibilidad, queríamos preguntarte sobre las principales dificultades a las que se enfrentan las mujeres migrantes.
Las dificultades que tienen las mujeres, en general, más el plus de ser inmigrantes. Desde que deciden migrar, todo el proceso es mucho más duro y peligroso por el mero hecho de ser mujer. También es verdad que depende de la nacionalidad de la mujer y de cómo realice su migración y el motivo de la misma (migrar por estudios, trabajo, guerras, hambrunas, violencia, etc.). Por ejemplo, las latinoamericanas que vienen a España normalmente llegan con visado de turista o ya con su visado de residencia y trabajo, mientras que las mujeres centroafricanas que vienen -en muchas ocasiones víctimas de las mafias-  viajan durante años, con una mayor exposición a peligros y un alto coste personal y económico.
Con respecto a las zonas de intervención de CACTALA -norte de la provincia y Cáceres capital- existen también diferencias. Sin ahondar mucho y en líneas generales, las mujeres del norte de la provincia, de origen magrebí, suelen llegar a través de una migración “de arrastre”, es decir, mediante reagrupación familiar aunque también está cambiando poco a poco; por tanto se puede decir que son sujetas pasivas mientras que las migrantes de origen latinoamericano son protagonistas de su propio proceso migratorio.
Todo esto tiene que ver con el mercado laboral. En Campo Arañuelo la población inmigrante trabaja en la agricultura, un sector masculinizado, así que son los varones los que vienen primero, reagrupando con posterioridad a sus cónyuges. Por el contrario, en las ciudades donde el nicho de mercado se encuentra en el sector del cuidado de personas dependientes, son las mujeres las que migran primero y reagrupan con el tiempo a sus conyugues.
En definitiva, los flujos migratorios se van adaptando a las necesidades del mercado, dependiendo de la demanda, por eso las primeras migraciones en Campo Arañuelo, allá por los noventa, se produjeron por las campañas del tabaco y quienes venían eran los hombres. Ahora las cosas han cambiado. Mucha de esa población ya tiene la nacionalidad española, habiendo segundas generaciones. Así, ahora está ocurriendo que hay mujeres españolas de origen marroquí, que reagrupan a varones marroquíes con los que contraen matrimonio. Esto en el caso de que tengan la nacionalidad, porque también hay jóvenes que habiendo nacido aquí no tienen la nacionalidad y a lo mejor ni siquiera han estado en Marruecos. 

Eso también queríamos preguntarte ¿qué pasa con la población menor de edad nacida aquí pero cuyas familias son extranjeras ¿tienen los mismos derechos que la población española "de origen"?
Es verdad que hay derechos que en muchos casos no lo pueden ejercer porque sus padres o madres son extranjeras y no tienen permiso de residencia o no reúnen los requisitos para la reagrupación familiar. 
Incluso hay dificultades para la población menor de edad que sí es de nacionalidad española, sigue estando limitada porque sus padres son extranjeros, por su cultura, etc. se tiene más en cuenta el origen familiar que la nacionalidad. Ellos y ellas se sienten ciudadanos y ciudadanas de segunda. Puedes tener todos los derechos del mundo, pero si nos los puedes ejercer es como si no los tuvieras.
Es un tema complejo porque hay un cruce de derechos, leyes e intereses enfrentados, entre derechos como el de la intimidad personal y familiar o la propia ley del menor, y la ley de extranjería. ¿Qué pasa por ejemplo si un niño o una niña es de nacionalidad española pero su madre o su padre no lo es o no tienen permiso de residencia o lo perdieron? Puede ser que sus progenitores sean expulsados del país y ese niño o niña se encuentre con sus derechos vulnerados.

Pero entonces ¿nacer en España te otorga residencia legal?
No, si tus padres tiene residencia legal puedes tenerla, sino no. Nacer en España es un hecho que se recoge en el Registro Civil, pero se tiene la nacionalidad de los padres y/o de las madres. En estos casos, los y las jóvenes adquieren normalmente la nacionalidad por residencia. Para tener la nacionalidad española, la norma general es llevar 10 años de residencia legal.

¿Y cómo acumulas esos diez años necesarios para la residencia legal?
Con el permiso de residencia. Se necesita acreditar 10 años residiendo en España de manera continuada e inmediatamente anterior a la solicitud.
A ver, antes de nada os explico un poco en qué diferentes situaciones se pueden encontrar las personas extranjeras en España. Existe una primera clasificación: regulares e irregulares, es decir con autorización o sin autorización. Entre las personas que tienen permiso nos encontramos, por ejemplo, con las personas con asilo, apátridas, personas de la Europa Comunitaria, y la población de países no comunitarios en el régimen general. En cada caso aplica una legislación específica. 
Ahora bien, todo el mundo debe venir con su documentación y su autorización concedida y visado correspondiente, por ejemplo en el régimen general es necesario llegar a España con visado (hay varios tipos) para poder estar de forma regular.
Cuando hablamos de "irregulares", quienes no tienen autorización, la mayoría ha venido con visado de turista, que deviene en irregular ya que mucha gente decide quedarse, pero han entrado de forma regular.
Cuando estas de forma irregular, la persona tiene pocas opciones para regularizar tu situación. Existen una serie de requisitos, lo más común es el arraigo, que puede ser:
  •       Arraigo socialllevar más de tres años de forma irregular y acreditarlo,  además de otros requisitos, por ejemplo tener un contrato de trabajo de al menos un año, certificado de antecedentes penales de su país de origen, informe social…
  •          Arraigo familiar: llevar más de tres años y estar casada/o con ciudadana/o que tenga residencia.
  •        Arraigo laboral: acreditar que has estado trabajando de forma irregular, a través de denuncia ante el juzgado, policía o la inspección de trabajo.
  •          Ser madre o padre de español o española de origen, es decir: que tu hijo o hija hayan obtenido la nacionalidad por su otro progenitor o progenitora. 
  •       Ser víctima de Violencia de Género, por ser víctima de Trata, por ser víctima de algún delito tipificado en el código penal como racismo, xenofobia, etc. 
  •     por razones humanitarias como una enfermedad grave sobrevenida que no se pueda curar en su país, un accidente etc.

Estas son las excepciones, si no se puede acreditar ninguna de ellas, no puedes regularizar tu situación, no te computa para nacionalidad y puedes pasarte muchos años estando irregular.
También puede ocurrir que seas regular y quedarte irregular porque no has cotizado o porque tu padre y/o madre no reúnen los medios económicos suficientes para renovar tu permiso, ya que las personas menores de edad dependen de sus padres y/o madres. Esta situación se da mucho en Campo Arañuelo, que tu padre -ya que normalmente es el padre- no reúna los medios económicos suficientes para regularizar a toda su descendencia y, por tanto, algún o alguna menor se queda en situación irregular, con lo que ello conlleva; a partir de los 16 años, cuando la educación deje de ser obligatoria, seguramente tendrá problemas; de hecho para poder seguir estudiando necesita un permiso de estudiante que debe tramitar en el país de origen suyo y/o de sus progenitores.
Hay que tener en cuenta que la legislación en materia de extranjería estaba pensada para trabajadores varones, para otras realidades solo se contemplaba la reagrupación.
La persona renueva porque cotiza y todos los permisos van en función de las cotizaciones y de los medios económicos, los cuales nunca pueden ser provistos por las administraciones, la idea es  que “no vivas en España de ayudas o subvenciones”; si es así, ni renuevas ni tienes permiso.
Y en esta circunstancia está mucha gente, recibe ayudas, por ejemplo, por ser familia numerosa, pero no cumplen los requisitos económicos. El resultado es que hay niños y niñas que no tienen permiso de residencia o que lo han tenido y lo han perdido, por la crisis por ejemplo, porque sus padres o madres lo perdieron.

¿Podrías profundizar en eso de que  la ley de extranjería estaba pensada para trabajadores varones?
Los contingentes estaban pensados para la construcción y el campo, para hombres. Desde la estructura, por ejemplo, el alojamiento, en barracones…la perspectiva de género es cero. Esta ideado para hombres sanos que vengan a trabajar.
¿Las mujeres dónde se incorporan? ¿Qué nichos de mercado cubren? Sector servicios y sobre todo los cuidados de personas dependientes, donde el control laboral es difícil, por dificultades como la inviolabilidad del domicilio que dificultan que haya inspecciones de trabajo. Por tanto es uno de los sectores donde más abusos se producen, donde más vulneraciones de derechos hay… ¿Y quiénes está ahí?: Las mujeres.

Por ejemplo, en el caso de las mujeres que están en barracones, están más expuestas a la violencia machista, como el caso reciente de las temporeras de Huelva...

En cuanto a las trabajadoras del sector doméstico, cubren una necesidad que había en España, ¿no?, “la crisis de los cuidados”.
La crisis de los cuidados existe. Desde que las mujeres en España se incorporaron masivamente al mercado laboral, se necesitó a otra mujer que cubriera las necesidades de cuidado, pero además que lo hiciera por poco dinero.
Parece que para incorporarnos al mercado laboral, tenemos que explotar a otra mujer.
En el imaginario colectivo las tareas domésticas son responsabilidad de la mujer de la familia, por lo tanto la lógica es que si se contrata servicio doméstico es para sustituirla en su responsabilidad, así que el sueldo para pagar a la trabajadora debe salir de esa mujer de la familia.
Y si hablamos de las dificultades para regularizarse de estas mujeres ¡pues muchísimas! Se incorporan al servicio doméstico, donde obtener un contrato de trabajo es difícil, por lo tanto es complicado regularizarse. Cuesta que las familias empleadoras den de alta en la seguridad social pero es que además, para muchas sigue siendo caro.
De hecho la gran lucha para que el empleo de hogar entrase en el régimen general ha sido de las mujeres inmigrantes, porque necesitan estar contratadas para "regularizarse", se lo debemos a ellas que han estado luchando. Pero no tienen derecho a paro, no tienen derecho a prácticamente a nada. 

¿Están en régimen de autónomas?
No, no, están dentro del régimen general, pero no tienen derecho a la prestación por desempleo, porque están en una parte especial del régimen general. En cuanto a la cotización a la seguridad social ¿quién la asume? debería hacerlo la persona que emplea, pero en muchos casos  lo asume la trabajadora, o la pagan a medias… o se la descuentan del sueldo…

Pagan la seguridad social porque así consiguen los papeles ¿no? están atrapadísimas…
Están muy atrapadas. Es un sector en el que desgraciadamente existe mucha explotación y mucho abuso, no hay un control del Estado como en otros ámbitos, aquí la inspección tiene muchas dificultades. En muchas ocasiones trabajan de manera irregular hasta que cumplen los tres años en España y pueden solicitar la autorización de residencia. 
Muchas soportan verdaderos abusos con la promesa del contrato, en régimen de semiesclavitud, en régimen de internas, sin días de descanso por 300 o 400 euros y en ocasiones, como decíamos, costeándose su propia seguridad social.
Luego están los comentarios de los empleadores y las empleadoras “es que luego les das el contrato y se van”, es normal todo el mundo está deseando salir de esa precariedad.

Además existe esa figura del desistimiento, es decir, yo te puedo despedir alegando falta de confianza, sin tener que acreditar nada más. Entonces ¿cómo puede demostrar una trabajadora un despido injustificado?
Claro, es que es muy duro, sí.Nos hemos encontrado a empleadoras o empleadores que han denunciado o amenazado con denunciar por robo a la empleada, cuando esta ha reclamado condiciones más justas, como el salario estipulado por ley. Existe mucho abuso.
Es verdad que la mentalidad está cambiando, hacía la consideración del servicio doméstico como un trabajo más donde la trabajadora debe estar cubierta. Existe una mayor concienciación gracias a las movilizaciones sociales. Pero aún perdura la idea de la servidumbre, que con darles casa y comida se pagan los servicios.

En definitiva, es un sector que favorece la indefensión de las trabajadoras...
Así es. Por ejemplo cuando te contratan como administrativa en una oficina, existen unos datos objetivos -formación, experiencia- que te avalan para ser considerada adecuada en el trabajo, pero en el trabajo doméstico y de cuidados no ocurre lo mismo, así cuando se hace una oferta genérica de empleo en el Sistema Extremeño de Promoción del Empleo (SEXPE) a la hora de descartar a alguien para el puesto, basta con argumentar “no he tenido una conexión y un entendimiento con esta persona” y ya está. Si no existe una confianza o un buen "feeling” ya tienes argumentos suficientes y ningún inspector o inspectora puede rebatirte y obligarte a contratar.

Volviendo a lo general y viendo todas estas dificultades ¿cómo se deben hacer los contratos para poder trabajar con autorización desde el principio?
Entre otras formas, si se quiere contratar en régimen general, existen las llamadas “ofertas nominativas”. En ellas, la persona que quiere emplear hace una oferta de empleo genérica en el  SEXPE; si esa oferta queda desierta  la administración emite un certificado negativo de empleo. Con el certificado negativo de empleo -aunque también se necesitan otros requisitos- se solicitará en Subdelegación de Gobierno la autorización para hacer una oferta nominativa, es decir, a una persona concreta. Si se reúnen todos los requisitos por ambas partes, se emite una resolución que es con la que la persona a contratar, por el ejemplo como empleada de hogar, tramitará desde su país un visado de residencia y trabajo con la que poder llegar aquí legalmente. 
Este mecanismo también lo suelen emplear gente que no reúnen el requisito de los tres años para poder "regularizarse", así que regresan a su país y siguen este proceso, pactado con alguna persona empleadora, para así poder volver a España con toda la documentación en regla. Esto les sale caro porque deben pagar el viaje de ida y vuelta y, en ocasiones, una persona que les sustituya en su puesto mientras que tramita toda la documentación.

Y debes confiar en que el empleador/a va a contratarte…
¡Claro! Y hay ocasiones que la persona se ha ido y la situación de quien emplea cambia: o tiene prisa, o la persona dependiente ha empeorado y ha ingresado en una residencia…

Y estás allí… (en tu país de origen)
Resumiendo ¿Dificultades de las mujeres? Pues muchas, teniendo en cuenta, además, que sí hay dificultades para encontrar trabajo hay dificultades para regularizarseVolviendo a las mujeres inmigrantes del Campo de Arañuelo, sus dificultades para trabajar son varías. De entrada el trabajo agrícola sigue estando muy masculinizado, pero en ocasiones sus propios cónyuges no quieren que trabajen; además, suele ser común que tengan hijos o hijas menores a su cargo, con las consiguientes dificultades para conciliar... A esto hay que añadirle lo que hemos hablado antes relativo a la forma en la que llegaron, por reagrupación, y hay que tener en cuenta que hasta hace poco, la autorización de residencia que se concedía de esta manera no incluía permiso de trabajo; ahora esto ha cambiado....

Cuéntanos más de las reagrupaciones familiares
Desde ADHEX reivindicamos que, a la hora de resolver un expediente de una reagrupación la Administración debería tener en cuenta el lugar de residencia de quienes lo presenta. Esto es porque uno de los criterios para la reagrupación es contar con medios económicos, los cuales se fijan a través del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Actualmente estaremos hablando de una renta mensual de aproximadamente unos 537 euros, más el 50% por cada miembro que se pretenda reagrupar. Para una familia de 4 ó 5 miembros son casi 2.000 euros mensuales, una cantidad desorbitada y difícil de tener para una familia de origen migrante, pero aún peor en el caso de una familia que viva en Talayuela o en Majadas de Tiétar. Como mínimo creemos que el cálculo debería hacerse en función del lugar de residencia de la familia; no se necesitan los mismos medios económicos para residir en Talayuela, que en Madrid o Barcelona.

Pero siendo tan difícil ¿cómo se consigue la reagrupación?
Pues no se consigue en su totalidad, sino que siempre hay miembros que se quedan fuera. Con los requisitos actuales, especialmente los económicos, puedes reagrupar a una o dos personas de tu familia, las demás se quedan fuera. Esto explica, por ejemplo, que haya niños o niñas aquí que no tienen documentación. 

Además, a menudo, son familias con muchos hijos y/o hijas
Las familias tienen que hacer muchos números. Muchos hombres presentan 3 y 4 nóminas al mes porque están haciendo muchas horas en el campo, recogiendo absolutamente de todo y tienen unas nóminas impresionantes y aún así le tienes que decir: “Hay un niño o una niña que tienes que dejar en Marruecos. Elige a que hijo o a que hija dejas en Marruecos porque NO-TE-DA”.
Como decíamos antes la ley ha cambiado, pero con anterioridad cuando un cónyuge venia por reagrupación solo venía con permiso de residencia. ¿Por qué era así? Porque estaba pensado para que vinieran de esta manera mujeres y que aquí se dedicaran al cuidado de su familia. Con la entrada en vigor del Reglamento actual, la persona reagrupada viene ya con permiso de trabajo, lo cual ayuda porque así es más fácil acceder a la renta necesaria para reagrupar al resto de la familia. Pero como decíamos, las mujeres marroquís siguen teniendo muchas dificultades, con menores a su cargo, en una cultura machista,  en un sector masculinizado como el agrícola... así que finalmente son pocas las que acceden al mercado laboral.
Pero además había un problema añadido cuando eran mujeres las que reagrupaban a sus cónyuges. En la mayoría de los casos que vimos las mujeres que reagrupaban eran latinoamericanas, trabajadoras del servicio doméstico. Imagina, en un primer momento venía sola, es decir, eran las protagonistas de su propio proceso migratorio, en ocasiones huyendo de un entorno familiar violento, de violencia de género, de pobreza, o también porque en la familia se tomó la decisión de que migrase ya que las únicas ofertas eran para el servicio doméstico. Entonces, la mujer viajaba sola, estaba un año sola, viviendo sola, administrando su dinero, su vida y al año, por reagrupación, llegaba el marido quien debía estar un año sin trabajar. En ocasiones esto suponía un factor de riesgo para que se dieran episodios de violencia de género. 
En definitiva la reagrupación esta estaba pensada para el hombre, además dentro de la familia tradicional… Se modificó, porque los flujos migratorios van cambiando y se ha ido adaptando y se ha ido modificando a mercado laboral.
Resumiendo: ¿Problemas para las mujeres?, pues todos. Por el nicho de mercado al que acceden, al servicio doméstico y hostelería. Para ellos es más fácil, a los sectores a los que acceden los varones (construcción, agrario, hostelería)  hay más inspecciones laborales y si hay más inspecciones, hay más control. Los empresarios/as están más obligados, con lo cual a todos/as les interesa que la documentación esté en regla, porque las sanciones son muy altas. 
Además, en esos sectores es más fácil prosperar y ascender, por el contrario las mujeres aceden a puestos donde el control es menor por lo tanto, más expuestas a explotación y de poca o nula proyección. 

Hasta aquí la primera parte de la entrevista.
Gracias Beatriz.

La segunda parte se puede ver en: